Es un molusco bivalvo de forma redondeada, en algunos lugares se le conoce como verdigón. Su tamaño es pequeño, con 3- 4 centímetros de longitud. Es muy delicado, muere con salinidades bajas y resiste poco fuera del agua. Es un molusco de crecimiento muy rápido, en solo un año alcanza la talla comercial que es de 28 mm, los ejemplares más grandes llegan a tener un diámetro de 4 cm.

Morfología: Posee dos valvas iguales con unas 22 a 28 costillas radiales muy marcadas, de bajo relieve, cruzadas por estrías concéntricas de crecimiento visible. La concha es abombada y equivalva con forma de corazón y utiliza un pie para moverse. De color blanco grisáceo o amarillento, a veces puede oscurecerse según el sustrato en el que está enterrado. Poseen dos sifones. Es de sexos separados y la reproducción tiene lugar en primavera.

Hábitat: Viven enterrados en la zona intermareal de los fondos blandos de arena fina o lamosa de playas y marismas de agua salada y alcanzan hasta los 10 metros de profundidad. También aparecen en las desembocaduras de los ríos. Soportan ambientes con ciertos cambios de salinidad. Presente en las costas del Atlántico, hasta la costa oeste de África y en el mar Mediterráneo.

Alimentación: Se alimentan de diminutas organismos en suspensión y de plancton mediante filtración de agua a través de sus branquias.

El berberecho es un molusco bivalvo de crecimiento rápido y vida corta que alcanza su tamaño óptimo de comercialización en tan sólo un año. Los berberechos se pueden comer crudos pero se necesita bastante práctica para abrirlos así que la forma más tradicional de prepararlos es al vapor.

Valores nutricionales:

Proteínas: 17,0 g / 100 g

Grasas: 0,3 g / 100 g

Hidratos de carbono: 1,5 g / 100 g

Valor calórico: 76 kcal / 100 g